80 AÑOS DE LA GUERRA CIVIL EN LEÓN

Lo que se sabe del 19 de julio en León

Equipo '7 Días del 36' | 20/07/2016 - 09:00h.

La Fundación de la Banca Fernández-Llamazares y las investigaciones de Carlos J. Domínguez resumen los hechos acaecidos día por día en el inicio de la Guerra Civil en León con más profundidad y rigurosidad. Así se describe el día de la ocupación de los mineros asturianos de la ciudad y su marcha a las seis de la tarde, junto con noticias alarmantes desde Oviedo a última hora.

 

  • A primera hora de la mañana, el periódico socialista 'Avance' anuncia que ha salido un tren especial de Oviedo cargado de mineros con destino a Madrid, vía Valladolid.
  • 3.000 milicianos asturianos se pasean por el centro de León y toman particularmente el emblemático bar Central (Plaza de la Libertad, hoy Santo Domingo), así como el resto de la plaza y la aledañade San Marcelo, que linda con los cuarteles de las fuerzas armadas. Existe gran tensión entre los militares que están acuartelados y redoblando las guardias en espera de un hipotético asalto a las guarniciones. Por la calle Ancha los milicianos toman la catedral. Enorme tensión.
  • La radio emite cada diez minutos este comunicado: "El Frente Popular de León, en comunicación directa y constante con el Gobierno Civil, asistido plenamente por las organizaciones obreras, comunica a todos los organismos afectos a la política que el criminal intento ['criminal intento' tachado después] movimiento faccioso no ha tenido repercusión alguna en esta provincia y advierte a todos que es preciso mantenerse serenamente alertas a todas las partes, sin manifestarse en ninguna, y prestando atención tanto a las noticias que el Gobierno de a la publicidad, como aquellas que este Frente Popular ya publica. Las noticias que se tienen del resto de España —excepto Sevilla— [posteriormente tachado] causan tranquilidad y fracaso total del movimiento subversivo".
  • El oficial primero de la secretaría del Ayuntamiento de Toral de los Vados, Eduardo Viforcos Ruiz, testifica que a eso de las 11 de la mañana llamó al gobernador civil el alcalde de Toral, Manuel Senra Barreiro, en presencia del presidente del Sindicato, Cleto Retamal (ambos huirán después), para ofrecerle 500 hombres de la zona si fuese necesario en León. No sabe qué dijo Francés.
  • El gobernador militar de León, Carlos Bosch, se pone en contacto con el gobernador civil de León para que éste hable con los patronos panaderos de León y se pueda proveer de alimento a la columna minera, ya que lo que se pretende es que estén tranquilos y que abandonen la ciudad cuanto antes.
  • En la Casa del Pueblo dicen que se ven camiones asturianos cargados de dinamita.
  • El gobernador civil envía una comisión del Frente Popular para que proceda a requisar alimentos en el almacén de Pablos Hermanos (carretera de Trobajo) y así surtir de alimentos a la expedición de mineros.
  • El general Gómez Caminero llega por la tarde a León desde Astorga y ordena a los mineros que salgan de León esa misma tarde.
  • Desde el despacho del gobernador civil el general Gómez Caminero telefonea al ministro de la Guerra en Madrid, dándole cuenta de cómo se hará entrega de las armas a los mineros para que puedan proseguir su viaje hacia Madrid.
  • Luaces escribe:"El domingo 19 parece que no había pasado nada la noche anterior. La gente a misa, pero cuando se celebra el sacrificio, los Agustinos [colegio entre las actuales calles de San Agustín y Gran Vía de San Marcos que daba a la plaza de la Inmaculada, justo en la manzana del Complejo de San Agustín] dicen que es preciso salir con orden y cada uno para su casa. Comienzan a pasar por la calle mineros de Asturias, muchos con fusil Mauser —yo conté próximamente un fusil por cada cinco—. Decían que 'iban a Madrid a defender la República´. El vecindario sobrecogido. Nadie sabía nada. Se notaba un retraimiento en los habitantes anormal en un domingo en que todo el mundo sale a la calle. Se dice que viene el general Gómez Caminero Inspector del Ejército, a visitar las guarniciones. No hay prensa. No pasan los trenes y llegaban noticias de que en Valladolid ocurre algo. Pero no sabemos nada en concreto. Yo no tenía radio ni se me ocurrió preguntar qué noticias se nos daban por ella. Circulaban por la calle los mineros armados y a las 11 ya se ven algunos con 'vino' en demasía. A uno de ellos le oigo decir 'ya tengo ganas de empezar a quemar dinamita'. El día está espléndido, sin embargo se nota una pesadez irreal como en día de tronada".
  • Gómez Caminero negocia la entrega de armas con los mineros. Las armas: 300 fusiles, dos ametralladoras y 25.000 cartuchos, provenientes del Regimiento de Burgos, son entregadas.
  • Emilio Francés se pone en contacto con el Interventor del Estado de la Compañía de Ferrocarriles del Norte, señor Valenzuela, para que prepare un tren especial para que los mineros desalojen la ciudad.
  • El tren sale de León a las seis de la tarde. Emilio Francés y la mayoría de la población lo agradecen, puesto que se habían producido escenas de tensión particularmente acentuadas por la embriaguez de parte de los mineros.
  • En lugar de intentar acceder a Madrid por Valladolid, los mineros deciden hacerlo por Zamora (Benavente), pero algunos parten en esa dirección para controlar la situación y tener informados a los demás.
  • A las seis y media de la tarde el presidente de la Audiencia, Higinio García, llama telefónicamente al gobernador civil y le felicita por su actuación. Emilio Francés le agradece el elogio y le contesta que lo ha conseguido "emborrachando a la columna minera".
  • Luaces escribe en su diario: "Por la tarde, a primera hora, veo desde la terraza camiones al lado de la Diputación, y mineros acordonando las calles alternando con Guardias de Asalto. Ignoro lo que quiere decir, y pocas horas después la minería, es decir, el Ejército del pueblo, desaparece en pocos minutos. Me dio la sensación del encierro de un enjambre. Para el que conozca esa operación apícola no encuentro mejor similitud con otra cosa. Pasan Gómez Caminero y Bosch al Hollywood [Ordoño II número 14] y allí departen amigablemente; le habían dado a los mineros 300 fusiles, 2 ametralladoras y 25 mil cartuchos. La impresión era desoladora en las tertulias del final de tarde. Se veía que la 'guarnición estaba con ellos'. Yo sabía que no era así. Sabía que la guarnición respondía y así también los Guardias de Asalto, menos 10 o 12 de toda la Compañía que aquí había. Los soldados y la oficialidad habían visto con gran disgusto la entrega de fusiles, pero yo creo que aquello evitó a León un día de tragedia que acaso lo hubiera convertido en escombros. Porque ¿qué sucedería si aquellos mineros no se marchan y toman la ciudad? De la Guardia Civil nada se sabía en la calle. En el Cuartel habían ocurrido escenas de gran violencia. El Gobierno tomaba precauciones para 'armar al pueblo'. Se veía bien que todas aquellas disposiciones eran precautorias para dejar inermes a las guarniciones en las que no había seguridad".
  • Emilio Francés recibe órdenes telefónicas de Madrid para "armar al pueblo". Más de 500 personas afectas al gobierno del Frente Popular están reunidas en comités en la Casa del Pueblo (edificio que ocupaba la actual Delegación de Trabajo entre la plaza Inmaculada y Gran Vía de San Marcos).
  • La actividad en la casa del Pueblo es frenética. Una vez ha partido el tren, el alcalde de Astorga telefonea al gobernador Civil solicitándole más armas para los mineros asturianos, asunto al que Emilio Francés se niega rotundamente.
  • Por otro lado, una vez que han salido los mineros, llega desde Asturias un coche turismo al gobierno civil de León para que se ponga en contacto con la expedición de mineros y les explique que ya no deben ir a Madrid, sino a Oviedo, puesto que dicha ciudad se ha sublevado. El turismo sale de León (uno de los viajeros era Peña) y contacta con la expedición de mineros un poco más allá de La Bañeza. El nuevo plan de los mineros es volver hacia Asturias pasando por Ponferrada.
  • Luaces finaliza el día: "Así nos acostamos aquella noche del domingo 19. Creía la gente de las tertulias que la guarnición de León permanecería, cuando más, cruzada de brazos presenciando la contienda".

___
Los textos están extraídos de las notas de Francisco Javier González Fernández Llamazares, autor de 'Crónicas de la burguesía leonesa. Sobre un episodio de la Guerra Civil en León' y de 'Los leoneses que financiaron a Franco' de los documentos del archivo que gestiona y de las notas de Carlos Javier Domínguez de su investigación para escribir el libro 'Asesinaron La Democracia'.

©2016 iLeon.com | Información de León
Gran Vía de San Marcos, 38. Planta 7
24002 - León (España)
Algunos derechos reservados.